Música geográfica: "El Ilustre Marino"

Este es el primer personaje que queremos reseñar en esta nueva sección de Música... que hoy es geográfica, pero que también será histórica o artística.


Jorge Juan y Santacilia (Novelda, Alicante, 5 de enero de 1713 y falleció en Madrid, 21 de junio de 1773) fue un humanista, ingeniero naval y científico español.


Hijo de Bernardo Juan y Canicia y de Violante Santacilia y Soler, nació el 5 de enero de 1713,


Tenía tres años de edad cuando quedó huérfano de padre, estudiando las primeras letras en el colegio de la Compañía de Jesús de Alicante. Poco después, su tío paterno don Cipriano Juan se encargó de su educación enviándole a Zaragoza para que cursara allí los estudios de Gramática, preparatoria para cursos superiores. En 1729 ingresó en la Academia de Guardias Marinas de Cádiz, donde se impartían modernos estudios técnicos y científicos con asignaturas como geometría, trigonometría, observaciones astronómicas, navegación, cálculos de estima, hidrografía, cartografía, etc., completando una formación humanística con otras clases de dibujo, música y danza. Pronto adquirió fama de alumno aventajado, siendo conocido por sus compañeros con el sobrenombre de Euclides. Cádiz era una puerta abierta a la Europa ilustrada, a las corrientes enciclopedistas y al comercio con América, en una España dieciochesca que se resistía al avance de las nuevas ideas. El mismo Voltaire tenía una casa comercial de vinos en Cádiz.


Todo esto debió de influir en la formación del joven Jorge Juan que en 1734, con 21 años de edad, finaliza sus estudios de Guardia Marina, tras haber navegado durante tres años por el Mediterráneo, participando en numerosas expediciones, bien para castigar a los piratas, o en la campaña de Orán, o en la escuadra que acompañó a Nápoles para sentar en el trono al entonces infante don Carlos, que más tarde sería Carlos III de España.


En 1734, todavía estudiando, se embarcó en la expedición organizada por la Real Academia de Ciencias de París para medir un grado del arco de meridiano terrestre en la línea ecuatorial en América del Sur. Esta expedición determinó que la forma de la Tierra no es perfectamente esférica y se midió el grado de achatamiento de la Tierra.


Jorge Juan permaneció diecinueve años en América estudiando la organización de aquellos territorios por encargo de la corona. A su regreso, Fernando VI lo ascendió a capitán de navío. Consciente de que la armada española comenzaba a estar anticuada, en 1748 el marqués de la Ensenada le encargó viajar a Inglaterra como espía para conocer las nuevas técnicas navales inglesas.


A su regreso de Inglaterra, en 1752, fue nombrado director de la Academia de Guardias Marinas de Cádiz. Allí terminará de experimentar todas sus teorías sobre la construcción naval sustentadas matemáticamente.


En 1757 fundó por encargo del rey Carlos III el Real Observatorio de Madrid. También propuso al marqués de la Ensenada la creación de otro observatorio en la Academia de Guardias Marinas de Cádiz, idea que llevó a cabo más adelante el marqués de Ureña, fundando el Real Observatorio de la Armada, en San Fernando (Cádiz).


En 1760 fue nombrado jefe de escuadra de la Armada Real. Su competencia y buen valer hicieron que en 1767 se le nombrara Embajador Extraordinario de Su Majestad en Marruecos y logró firmar un primer tratado de 19 artículos que no ignoraba ninguna de las ambiciones importantes de la Corona. Allí también recabó información secreta y relevante para el Monarca; el rey le honró con la dirección del Seminario de Nobles de Madrid en 1773.


En los últimos años, elaboró un plan para la expedición que realizaría el cálculo del paralaje del Sol, es decir, la medición exacta de su distancia a la Tierra. El fenómeno astronómico que mejor podría contribuir a la finalización del problema era el tránsito de Venus por el disco solar. Así, la expedición dirigida por Vicente Doz salió de Cádiz en 1769 y el 3 de junio midieron desde la costa de California el fenómeno astronómico. Los resultados entre las diferentes mediciones fueron perfectos y pusieron fin al problema de la determinación exacta de la escala del sistema solar.


En el verano de 1773 falleció por motivo de la repetición de unos cólicos biliosos convulsivos.

Sin duda una vida apasionante y que supuso importante aportaciones para la navegación y en cuanto a cálculos astronómicos, como la medición del arco de meridiano.


En la conmemoración del III aniversario del nacimiento de este alicantino ilustre, el compositor de música de banda y orquesta Oscar Navarro concibió la obra "El Ilustre Marino". El propio compositor describe esta obra de la siguiente manera:


“EL ILUSTRE MARINO” Introducción y Marcha para Banda Sinfónica, coro y grupo de cornetas y tambores


El Ilustre Marino es una Introducción y gran Marcha para Banda Sinfónica, Coro y Grupo de cornetas y tambores dedicada a Jorge Juan y Santacilia, marino e ingeniero naval nacido el Novelda, Alicante -España- (1713- 1773).


Esta obra fue concebida para la celebración del III Centenario de su nacimiento en el año 2013, en Novelda. Fue un encargo que realizó el Ayuntamiento de dicha localidad alicantina y que fue estrenada por todas las asociaciones musicales de la ciudad de Novelda dirigidas por el propio compositor Oscar Navarro en “la Plaza Vieja” de dicha localidad.


La obra está concebida como una descripción del último viaje de vuelta que realizó Jorge Juan a su país natal, España. 


La obra comienza con un solo de soprano a modo de canto lejano simulando ser una sirena que traza una bella melodía que poco a poco va creciendo en instrumentación y en fuerza. El navío de Jorge Juan se va haciendo cada vez más presente hasta escuchar un gran toque de cornetas y tambores que marcan la gran llamada final que nos muestra todo el esplendor de los navíos llegando triunfantes a tierras españolas.

Oscar Navarro



© 2019 por  GeoHprofe. Ramón Sánchez Verdú. Profesor de Geografía e Historia

  • w-facebook
  • Twitter Clean